ENSÉÑAME QUÉ ES EL AMOR

ENSÉÑAME QUÉ ES EL AMOR

Volvemos a saber de los divertidos personajes de ese entrañable pueblo llamado Whiterlande aunque esta vez de la mano de Nathan Lowell, nuestro pequeño repelente ya crecidito.

Resumen literario:

Nathan Lowell va creciendo viviendo las locuras de sus padres y sus tíos y toma una sabia decisión: enseñarle a su hermana Tori desde que es muy pequeñita lo malo que es enamorarse.

Lo malo es cuando crece y en medio de una de las locuras de su mejor amigo y enamorado de su prima (del cual leímos en el libro anterior), se cruza una jovencita y le da “permiso” para abordarlo cuando ella sea mayor de edad.

Jessica Scott es una jovencita que invierte todo su tiempo en estudiar y los deportes que practica gracias a su padre. Una noche decide saciar su curiosidad por los chicos y se encuentra con un déspota “profesor” que la reprende por estar en ese lugar.

Amor a primera vista es lo que parece nuestra protagonista y, aunque vuelve una y otra vez a buscarlo, el destino los hará encontrarse años después en la situación más inadecuada.

¿Conseguirá Nathan Lowell su propósito de hacerle ver a su hermana Tori lo malo que es el amor? ¿Será él mismo capaz de escapar de las flechas de Cupido y no dejarse atrapar?

Opinión personal:

Primero de todo, os recomiendo a quienes no hayáis leído estos libros, que lo hagáis en orden. Así sabréis los motivos de Nathan para negarse al amor.

Es curiosa la forma de comenzar la historia: un Nathan de tan solo 10 años dándole clases a su hermana de 2 sobre la inconveniencia del amor y caer en el error de enamorarse. Ese es el pistoletazo de salida de la historia de ambos hermanos porque en esta ocasión viviremos la divertida y contradictoria historia de dos Lowell.

Como todo Lowell que se precie, tanto Tori como Nathan irán fallando en el intento que llevan a cabo en sus vidas: uno el de no enamorarse y que su hermana no lo haga y la otra en quedarse con el chico perfecto y toparse con el que peor fama tiene.

En esta ocasión os puedo contar poco porque todo es haceros un spoiler enorme. Aun así, os puedo asegurar que viviréis situaciones divertidas como el primer encuentro de Nathan y Jessica en el club de estriptis donde él estaba ayudando a su amigo; la manera de sofocar Nathan los enfados con sus alumnos y sus exámenes sorpresa años despues.

Tori no se queda atrás y en su caso las cartas van a ser las culpables de su desdicha y su felicidad. Encima apoyada de manera reticente de su prima, la hija de Victoria, quien espero que nos dé alegrías en nuevas historias.

Tenéis que vivir la historia de estos hermanos porque tendréis momentos alucinantes con pistolas taser, embrollos al darse cuenta que esa chica del club es la alumna que tiene en clase y además hija del amigo de su tío, cartas en mochilas equivocadas, fama asignada por la manera de vestir, campamento donde rivalizar con los demás,…

Solo los Lowell pueden liarla parda y no os diré quien de los hermanos es peor.

No voy a extenderme pero sí que he echado algo de menos, La pizarra de apuestas.

Ya en el libro anterior vimos lo que pasó con ella pero estoy segura que pronto sabremos lo que Raymond hace con ella porque él debería ser el siguiente Lowell en aparecer en su propia pizarra, por usurero con su propia familia ??

Puntuación: ?????

Como a todos y cada uno de los libros que conforman esta serie, le doy la puntuación máxima ya que hay diferencias entre cada uno de ellos aunque las circunstancias parece que se repitan.

Hasta la próxima crazys

Deja un comentario

Cerrar menú