Dibuja tu nombre en mi piel

Dibuja tu nombre en mi piel

Hoy os traemos la reseña de la última publicación de Josephine Lys y que inicia una nueva trilogía relacionada con la anterior.

Resumen literario:

Duncan McPherson acude a la reunión que el rey ordena que se haga en tierras MacLaren con en fin de forjar alianzas con otros clanes a través de matrimonios. Para lo que no estaba preparado era para encontrarse que su futuro lo haría caer de culo al barro, que llegaría hiriéndole su orgullo de highlander y quitando las cadenas de su corazón en ese abrupto acto.

Elisa MacLaren vivía feliz siendo útil a su clan como curandera. A pesar de su juventud, es de las mejores. Todo cambia tras el primer encuentro con Duncan McPherson. El que su madre ausente requiera su presencia cuando la reunión de clanes está en su punto álgido, no la hará detenerse en su decisión de acudir por lo que deberá aceptar el ofrecimiento del higlander de acompañarla si no quiere dilatar su viaje.

Un camino que resulta revelador, unos enemigos silenciosos y mucho amor, es lo que leeréis en esta nueva entrega de Josephine Lys.

Opinión personal:

Todos los que nos seguís sabéis del amor de Klimt y mio por las historias de highlanders y esta no iba a ser menos y más desde que nos comportamos como fans locas cuando nos encontramos con la escritora en un evento.

Aclarado este punto, solo puedo decir que me ha encantado y no me ha decepcionado la historia de estos dos personajes. Además que la esperaba con muchísimas ansias, me puede el Laird McPherson.

En esta nueva historia vislumbramos la parte más tierna de Duncan con Elisa, y es mucha la que esconde porque dentro de ese cuerpo guerrero vive un romántico empedernido aunque le cueste sacarlo.

Este libro sigue la senda de la trilogía que los precede, la de los hermanos McGregor, pero con identidad propia por lo que veo porque, aunque siguen apareciendo los personajes anteriores por estar las historias paralelas en el tiempo, salen en su justa medida.

Duncan McPherson es el típico highlander duro, jefe de su clan, con todas las responsabilidades que ello acarrea, lo que nos lleva a pensar que es un tío duro, sin sentimientos, pero para nada es así. Desde joven carga con una pena difícil de soportar y es que todos tenemos un límite.

Elisa MacLaren es la joven curandera de su clan. Su primo es el Laird pero ella nunca ha pretendido usar ese privilegio a su favor, al contrario, el servir a su pueblo de esa manera ha sido un desahogo desde niña. Su vida no ha sido nada fácil y debe ser muy duro criarse con el odio de tu propia madre, sin cariño.

Nuestros dos personajes cargan con experiencias duras pero el camino que comparten juntos y las situaciones a las que se ven sometidos después, nos harán entender un poco la reticencia de ambos a ceder al impulso que lo lleva al otro de manera irremediable.

Es muy difícil hacer una reseña sin spoilers y más en este caso porque quiero contaros muchas cosas que me han enamorado de la historia pero no puedo porque quiero que la leais, que sintáis la intensidad de los sentimientos de ambos, la soledad en la que viven sumergidos a pesar de estar siempre rodeados de gente, que descubráis el desconcierto al saberse enamorados, la rabia de Duncan al recuperar a su amada al borde de la muerte, la gratitud de ella al ver la benevolencia con la que trata a ese ser llamado madre,… En fin, que os enamore como a mí.

Porque lo que me ha enamorado del todo es el final. El título de esta historia pensé que sería por lo pasado por nuestros protagonistas pero no, es una historia de un familiar de la ascendencia de Duncan tan bonita, que te deja buen sabor y te saca alguna lagrimilla.

Puntuación: ????

Esta vez voy a ser muy injusta. Esta historia se merece los cinco pandas sin ninguna duda, pero hay un debate abierto entre mi compañera Klimt y yo: el siguiente protagonista.

Como no nos ponemos de acuerdo, nos toca esperar con muchas ansias y ganas de saber quien de los dos será el siguiente en dejarse conocer: Bruce, por el que apuesta Kilmt, o Alec que es el que digo yo. Lo mismo nos equivocamos las dos.

No dudéis en darle la oportunidad a esta historia porque tiene la sangre justa, a mi parecer debería haber dado algún mandoble más, y amor del bueno.

Deja un comentario

Cerrar menú