«El drama oculto de las Violaciones Masivas durante la invasión rusa en Alemania durante la segunda guerra mundial.

Es sabido que se cometieron brutales violaciones masivas contra mujeres alemanas; tanto durante la guerra como en la postguerra.

Segun algunas estimaciones, 2.000.000 de mujeres fueron violadas por soldados soviéticos en Berlín durante y después de la Batalla de Berlín.

Todos hablan cómo los aliados acabaron con la guerra, estupendo y maravilloso, pero hay otra cara, la peor del ser humano.

Una mujer de 30 años se dedicó a escribir un diario de los tres meses (de mayo a julio) de 1945 durante los cuales entró el Ejército Rojo en Berlín.

Gracias a ella queda recogido un testimonio de primera mano sobre las violaciones masivas a mujeres alemanas.

Cuando en una situación límite aparecen chistes sobre las barbaridades más bestias que se pueden imaginar (he recordado las referencias de estudios sobre chistes de los propios judíos en campos de exterminio y el mecanismo de defensa del humor) es que la cosa es seria.

El terror, la brutalidad, la cosificación y el hambre acompañan.

Nuestra anónima llegó a mayo del 45 bastante leída y viajada y así se trasluce en su escritura y sus reflexiones, bien sean sobre las propias violaciones, la situación histórica (de la que es plenamente consciente), política, religiosa o incluso de pareja.

Ya he dicho que esto es un diario. Demos las gracias también a los editores que entendieron inmediatamente el valor global del libro nada más tocarlo y decidieron publicarlo.

Que la guerra es cosa de hombres ya lo sabíamos, que ellos la organizan, la arman, la pelean y la acaban, también.

Que se puede llegar a estos niveles de animalización… pues yo no lo sabía, hasta ahora.

Esto es lo que pasa cuando la manada son todos, a todas horas, en todos los lugares y te refieres a ti misma y tus congéneres como «ovejas».

El jefe de propaganda del ejército soviético lo tenía claro y así se lo trasmitió a las tropas comunistas que, tras romper el frente oriental, entraron en Alemania: «¡Maten! ¡Maten!.

En la raza alemana no hay más que mal, ¡ni uno entre los vivos, ni uno entre los aun no nacidos, nada más que mal!

Sigan los preceptos del camarada Stalin. 

Aniquilen a la bestia fascista de una vez por todas en su guarida.

 ¡Usen la fuerza y rompan el orgullo racial de esas mujeres alemanas! ¡Tómenlas como su botín de guerra! A medida que avancen, maten, nobles soldados del ejército rojo».

La consecuencia: dos millones de mujeres alemanas violadas, de las que casi un cuarto de millón asesinadas durante o después de la violación.

Una conducta inducida por los mandos que trasmitieron a la tropa “su derecho” a tomar a las mujeres alemanas como parte del botín de guerra.

Las denuncias de violaciones en Alemania fueron sistemáticamente silenciadas y ocultadas tras la Segunda Guerra Mundial.

Al fin y al cabo, los soviéticos habían sido ganadores del conflicto y Estados Unidos, Inglaterra y Francia no estaban dispuestos, tampoco tenían fuerza para ellos como se demostró poco después, a enfrentarse contra Stalin y sus socios.

Un libro publicado en 2005 por el historiador británico Antony Beevor “Berlín, la caída: 1945” demostró documentalmente la masacre cometida por el Ejército Rojo a medida que ocupaba territorio alemán.

Hasta aquí esta sección mensual.

No ha sido muy grata, hay muchas mujeres que sufrieron sin tener culpa de nada con la guerra, tan solo ser Alemana.

No he querido publicar más imágenes, son terribles.

Hasta la próxima, bye.

Deja una respuesta