Entrevista a Silvia García Ruiz.

Entrevista a Silvia García Ruiz.

Desde Crazy te agradecemos enormemente que nos dediques un poco de tu tiempo libre.

¿ Quién es Silvia?

-Soy una ávida lectora de novelas románticas, una madre atareada, una mujer que cree en el amor duradero porque, después de diecinueve años, aún adoro al perfecto sapo azul que tengo a mi lado. Soy una escritora a la que le gusta crear divertidas historias románticas porque me encanta escuchar y leer que he hecho disfrutar a mis lectores y, por un momento, le he sacado esa sonrisa que en ocasiones la vida nos arrebata. Y también, una persona que cree en los finales felices en los que el amor siempre gana.

¿ Qué tipo de libros tienes en tu biblioteca? 

-Me encantan las novelas románticas de todo tipo, pero en especial las paranormales y las históricas con un tono de humor.

¿Cuál es tu rincón favorito para escribir?

-Escribo en mi estudio, en el salón, en mi cama…Mi rincón favorito es donde me dejen enchufar mi portátil.

¿Cuándo comenzaste a escribir?

-Comencé a los diez años. Animada por mis padres, me encantaba ir a la biblioteca y sacar decenas de libros en los que podía sumergirme durante horas. Un día decidí comenzar a escribir mis propias historias, que eran cuentos que hacía para leérselos a mis familiares. Continué escribiendo a medida que crecía: me presentaba a concursos literarios del instituto y de editoriales que publicaban obras infantiles. Mientras seguía con mi vida, mis estudios y mi trabajo, nunca dejé de escribir y continué presentando mis novelas a concursos. Hasta que un día logré ganar el primer premio de un concurso literario promovido por el sello editorial Zafiro, perteneciente al Grupo Planeta, en colaboración con el portal web “Rincón Romántico”. Mi novela «Jugar con fuego» fue la vencedora de esa edición y la publicaron en formato digital. A esta primera novela la siguieron muchas más, así como unas tremendas ganas de seguir contando mis historias.

¿ En quién te inspiras a la hora de escribir? ¿Te documentas y marcas el objetivo de cada historia antes de escribir o vas improvisando?

-Para mí la inspiración para un libro puede venir de una canción que escuche, de una película que vea, de alguna situación divertida que presencie en la calle o que observe en los medios; de alguna de las muchas cosas que me ocurren en mi día a día o que le suceden a mis amigos, de un chiste que me cuente mi marido o de una broma que me haga para sacarme una sonrisa.
En todas mis novelas me documento en mayor o menor medida pero, en ocasiones, cuando empiezo a escribir, sólo tengo claro cómo será el principio de esa historia. En otras sé cómo quiero que termine, pero no sé cómo empezar, mientras que en otras puede ocurrir que nada más tenga claro cómo quiero que sean los protagonistas y algunas de las escenas que quiero que vivan. Así que, aunque pueda intentar organizarme, siempre acabo improvisando, haciendo de mis novelas una divertida locura.

¿Un sueño por cumplir?. 

-Me gustaría vender millones de copias de mis obras, publicar más novelas en papel pero, sobre todo, me encantaría ver alguna de mis novelas en el cine o en la tele, donde los protagonistas de mis libros se volvieran más reales.

¿ Qué considera Silvia García Ruiz una mala crítica?

-Cada uno tenemos un gusto distinto. Por lo tanto, es normal que no a todos nos gusten los mismos libros. Para mí una mala crítica es aquella que no respeta el trabajo del escritor o que lo menosprecia.

¿Qué piensas de la piratería?

-La piratería es algo que nos duele mucho a los escritores porque roban nuestro trabajo. Aunque parezca que no haga daño, lo hace. Las editoriales que nos respaldan se basan en las ventas para seguir confiando en los autores, y si una novela en digital no vende, luego no sale en papel o, simplemente, acaba desapareciendo. Pienso que los lectores deberían tener esto más presente.

¿Eres activa en las redes sociales?

-Lo que puedo. Lo que me permiten mi familia, mi trabajo y mis libros. Intento anunciar en redes sociales todas las novedades que voy sacando para que mis lectores estén al tanto, así como contestar a los mensajes o preguntas que me mandan.

Éstas son para conocerte mejor a ti en una ronda de mini preguntas rápidas:

•   ¿Coca cola o Pepsi? Coca cola
•   ¿Café o té? Café
•   ¿Libro físico o digital? Físico 
•   ¿The Big Bang Theory o Juego de Tronos? The Big Bang Theory
•   ¿Trasnochar o madrugar? Trasnochar
•   ¿Iphone o Android? Android
•   ¿Marvel o DC? Marvel

Vamos a hacer referencia a tus libros:

¿Le presentarías a tu amor una lista como Doña Perfecta?

-Se la presenté, de hecho. Y aún se la presento. Creo que todos, en una medida u otra, hacemos esa lista aunque no acabe escrita en un papel. Nuestras experiencias, ya sean malas o buenas, nos hacen tener en nuestra mente el tipo de pareja que sería nuestro ideal, pero luego llega ese perfecto sapo azul del que nos enamoramos y la derrumba por completo. 

¿Aguantarías tres meses conviviendo con una persona mal educad@?

-Si no tengo más remedio que aguantar esos tres meses a una persona mal educada lo haría. Al principio simplemente la ignoraría, pero como me tocara mucho las narices, sin duda le haría alguna de las mías.

¿ Te atreverías a seducir a una persona con tal mal humor como Lord Dragón?

Sí, por qué no… sería todo un reto y me divertiría mucho en el proceso jugando con él.

¿Habrá en el futuro libro del cuñado del hermano de Lord Dragón? Ese español seguro que da juego. 

Sí. Miguel tendrá su propia historia. De hecho, aunque aún no tengo la fecha, saldrá publicada a lo largo de este año, 2020. Se titulará «Nunca juegues con un bandolero». En ella veremos cómo Miguel regresa a España para salvar a una prometida, que no sabía que tenía, de manos de unos bandoleros. Pero, para su sorpresa, cuando llega se encuentra con una mujer de carácter que sabe salvarse ella sola. Además de los dos protagonistas principales, también conoceremos a una monja y a un bandolero que nos sacarán más de una sonrisa, a un periodista inglés al que siempre acaban metiendo en líos y, por supuesto, a dos personajes conocidos de novelas anteriores, Clive Sin y Adrian, que acompañarán a Miguel para ayudarlo en esta nueva aventura.

¿De dónde sacaste las locas ideas para que tu protagonista le enviará esos “originales” regalos al banquero?

-La idea de la tienda Love Dead surgió uno de esos días en los que quedé a comer con mis amigos y, cansados de todo, comenzamos a pensar en un negocio que nos hiciera ricos. Finalmente, acabamos divagando y nos salió una idea de negocio muy loca, con unos regalos muy particulares que fueron apareciendo prácticamente por sí solos a medida que pensábamos en las personas que en algún momento nos habían molestado, a las que nos gustaría ofrecer esos presentes tan “especiales”. Evidentemente, el banco fue uno de ellos.

¿Hay algún género con el que no te atreverías?

-Las novelas que tengan mucho contexto histórico. Me gustan las que escribo en este género, pero no me explayo demasiado en lo que está ocurriendo en esa época: más bien me centro en la historia de mis personajes. Para un pequeño dato de la época tengo que revisar cientos de páginas durante horas. Si me centrara más en el contexto de la época, tendría que investigar durante mucho tiempo y creo que resultaría una novela más pesada y menos ágil. Prefiero centrarme en las locuras de mis personajes.

¿A cuál de tus libros le tienes más cariño? ¿Y personajes?

-El libro al que le tengo más cariño es a «Mi perfecto sapo azul», y al personaje que más adoro es, sin duda, a Alan Taylor.

Esta novela me la inspiró mi marido. Un día, después de llevar varios años juntos, tal vez cuatro o cinco, descubrimos que de niños nos habíamos cruzado en una ocasión, y que ninguno de los dos había apreciado demasiado al otro en aquel momento: entonces yo fui la niña repelente que había estropeado su “negocio de chuches” (un cajón de botellas de refresco vuelto del revés sobre el que vendía golosinas -más caras que en el quiosco que tenía enfrente-, como hice notar a mi abuela, provocando que ella no le comprase a él, sino al quiosquero), mientras que él era un niño revoltoso que no me gustó. A raíz de esta anécdota me pregunté cómo habría sido nuestra historia si hubiera comenzado cuando niños, y así comencé a crear esa lista, donde ese perfecto sapo azul era siempre el protagonista.

“Melodía para Clarisse” ha supuesto un cambio dentro de tu trayectoria ya que es lo opuesto a lo que nos tienes acostumbrados a tus lectores. ¿Cómo surgió la idea? ¿Ha sido igual de satisfactoria la reacción de tus lectores como con el resto?

-Me gustó mucho escribir esta novela. Se podría decir que fue una melodía que me rondaba la cabeza y que tenía que plasmar para poder seguir escribiendo. La historia de «Una melodía para Clarisse» surgió tras escuchar el “Claro de luna” de Debussy y el “Claro de Luna” de Beethoven. A pesar de tener el mismo título, eran melodías tan distintas que me llevaron a pensar sobre cómo nos hacen sentir los músicos cuando escuchamos sus melodías, cómo nos hacen llorar o reír cuando ponen sus sentimientos en sus interpretaciones y quieren mostrárnoslos a través de una bella melodía.
Escuché decenas de canciones para escribir sobre los protagonistas y crear a ese loco hombre que pudiera fastidiarnos y enamorarnos por igual con un piano mientras perseguía volver a escuchar la música de la mujer que llevaba en el corazón.
A algunos lectores les encantó; a otros, no tanto. No creo que esta novela esté teniendo la misma aceptación que las alocadas comedias románticas a las que están acostumbrados mis lectores. No obstante, nunca me arrepentiré de haberla escrito.

Pregunta obligatoria para los seguidores de los Hermanos Lowell: dinos en quién o quienes te basas, porque esa capacidad de meterse en líos cualquiera de ellos no es normal. ¿Te queda imaginación para seguir montando líos? Hay personajes que vemos que vienen empujando. 

La capacidad de meter en líos a esa familia viene inspirada en los líos en los que yo misma me meto, en los que se mete mi familia (en especial mi madre), mis amigos y, sobre todo, mi marido. Todos nosotros nos tomamos los problemas  con humor y así salen las trastadas de los Lowell: de lo que hemos hecho o haríamos en alguno de esos locos momentos. 

Aún me queda mucha imaginación para seguir metiendo a los Lowell en problemas: ahora mismo estoy escribiendo la historia de Olivia Lowell, hija de Victoria y Dan, que posiblemente salga publicada el año que viene. Y, por supuesto, Raymond, el otro hijo del Salvaje Taylor y Doña Perfecta, también tendrá su propia historia.

Pregunta indiscreta: para tu libro “Enamórame en 7 minutos”, ¿acudiste a Speed dates o te dejaste aconsejar por alguien que sí había ido? 

-Con lo atareada que estoy no tendría tiempo de acudir a una cita aunque sólo fuera de 7 minutos, y menos aún con un marido a cuestas… así que recurrí a internet para ver cómo eran ese tipo de eventos. Incluso entré en alguna de esas páginas gratuitas de conocidas agencias de contactos para ver sus cuestionarios. Menos mal que mi esposo sabe lo que escribo, o si no ya me habría pedido el divorcio en más de una ocasión después de ver las búsquedas que hago en internet…

¿Qué consejo le darías a los nuevos escritores?

-Que no es un mundo fácil. No lo vais a tener fácil, pero si os gusta escribir, seguid haciéndolo. No os derrumbéis por las críticas, aprovechadlas para aprender de ellas. No os decepcionéis por no conseguir todo lo que esperáis: nadie lo consigue a la primera. Si amáis escribir, ¿por qué deberíais dejar de hacerlo, por más trabas que pongan en vuestro camino? Si escribir es vuestro sueño, no permitáis que nadie os lo rompa: seguid adelante con una sonrisa.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

-No dejes de escribir.

Vamos a sacar nuestra vena cotilla, ¿puedes contarnos algo del proyecto en el que seguro andas ya inmersa? 

-Los proyectos para este año son muy divertidos: en febrero ha salido publicada una nueva novela de los Lowell, «Enséñame qué es el amor», en la que conoceremos la historia de Nathan Lowell, un estricto profesor universitario que se cruzará con una alumna que lo volverá loco mientras ella intenta que él le dé clases privadas sobre qué es el amor.

   Posteriormente, creo que para mayo, saldrá publicada una nueva novela histórica relacionada con las historias de las hermanas Withler. Como ya he mencionado con anterioridad en esta entrevista, será el turno de Miguel de la Cruz y su historia se titulará «Nunca juegues con un bandolero».
   Para septiembre, lo más divertido, en mi opinión: «Date el gustazo». Esta novela incluye tres historias en una, que corresponden a las andanzas de tres sinvergüenzas que poseen una singular empresa que enseña a las personas a ser infieles, mientras vemos cómo cada uno de ellos cae en las redes del amor. En concreto, tendremos a una chica cuyas amigas, hartas de las infidelidades de su novio, la apuntan a esta empresa. Y mientras ella intenta que eliminen sus datos y darse de baja en la empresa, conocerá a un tentador diablo que la incitará a caer en el pecado. En segundo lugar tenemos a una mujer que, tras un duro divorcio, tendrá que llevar adelante un juicio contra la mencionada empresa sin ser consciente de dónde se ha metido al enfrentarse a un duro rival que le enseñará que nada es lo que parece. Finalmente, veremos a un chica que se mete en la boca del lobo al infiltrarse en Date el gustazo para averiguar si su padre le es infiel a su madre, aunque luego descubrirá que le gusta ser mordida por él.
   Para acabar, la última historia de este año creo que saldrá en diciembre. Será «La mejor actuación es el amor», protagonizada por Stephen James, ese actor que es amigo de un escritor muy borde llamado Graham Johnson, al que ya conocemos de mi novela «Amor con fecha de entrega». En ella veremos los inicios de Stephen como actor y sus falsos «te quiero», hasta que conoce a la mujer indicada. Pero que ésta crea en sus palabras será un duro y largo camino para Stephen.

Vamos a hacerte sudar tinta. Queremos que le des razones convincentes a aquellos lectores que todavía no hayan leído tus obras para que lo hagan y tus historias se conviertan en un imprescindible en sus bibliotecas.

Mis novelas son historias para pasar un momento divertido, para reírte a carcajadas, para desconectar de un mal día y sumergirte en una loca aventura donde los protagonistas, cuando están enamorados, son capaces de todo y cualquier cosa puede pasar.

Son historias con pequeños mensajes de cómo es la vida que no muchos aprecian entre las risas, pero que siguen estando allí, ocultos entre sus páginas.
Mis novelas son para todo aquel que no quiera perder su sonrisa y seguir riéndose de la vida a pesar de lo difícil que ésta en ocasiones puede llegar a ponérnoslo.

Gracias a vosotras por esta maravillosa entrevista. Un abrazo.

Muchísimas gracias por tu amabilidad. 

Deja un comentario

Cerrar menú