Entrevista Juani Hernandez

Entrevista Juani Hernandez

Buenos dias crazys. Hoy os traemos la entrevista a una escritora que nos encanta y que seguro disfrutareis de lo que nos cuenta.
Así que comenzamos:

1.- ¿A qué edad empezaste a escribir y por qué? ¿Cuántos años llevas en el mundo de la escritura?
A finales de 2008 tuve un accidente doméstico con el que me dañé gravemente el brazo derecho. Necesité varias operaciones y mucha rehabilitación, lo que me impedía trabajar. De hecho, aún sigo lidiando con las secuelas. Fue una larga temporada de inactividad en la que me pasaba horas y horas leyendo. Hasta que llegó un momento en el que sentí que no era suficiente… Necesitaba saber si yo sería capaz de crear historias como esas y que eran tan maravillosas. Encontré un foro en el que la gente publicaba sus escritos de forma libre, y me picó el gusanillo enseguida. Ahí surgió mi primera novela, “Mi corazón en tus manos”. Y no he parado de escribir desde entonces.

2.-¿Qué género literario es tu favorito a la hora de leer y escribir? ¿Y cuál es el que menos te gusta o nunca lees?
Soy amante de la literatura romántica, es lo que suelo leer y lo que me mueve a escribir. Y el género que no me gusta (en absoluto) es el terror, ni en literatura ni en el cine. Soy muy sugestionable (por no decir cagueta jaja)

3.- ¿Hay alguno que se te resista a la hora de escribir o te digas a ti misma… «no, con este ni lo intento»?
Pues siempre me ha llamado la atención la literatura infantil, pero creo que es muy difícil. Hay gente que cree que basta con contar una historieta, pero no es así. Necesitas, primero, transformar tu mente en la de un niño, ver la cosas con la misma magnitud que lo hacen ellos y transmitir unos valores como objetivo final, y todo ello del un modo lo bastante atractivo para que un niño coja el libro y no lo suelte hasta el final. Es un reto nada desdeñable. Quizás algún día 😉

4.- ¿Nos podrías decir si tienes algún proyecto en marcha, y si es sí, algo sobre él? La temática por ejemplo.
Ahora mismo estoy en un impasse. No es que lo haya dejado, sigo escribiendo, pero simplemente porque lo necesito. Y, aunque he vuelto a la romántica contemporánea, es algo distinto a lo que he hecho hasta ahora. Por ejemplo, estoy escribiendo sin mapa, lo que sale, sin más, y yo soy de las que se planifican una novela de principio a fin antes de comenzar a escribir. Ahora, simplemente me pongo delante del teclado a escribir y me gusta lo que surge, aunque no sé lo que haré cuando termine de escribir la historia. Quizá la guarde en un cajón y no la publique… No lo sé… Y, ahora que nadie me oye, os diría que esto es una especie de periodo de asueto para coger fuerzas y energía para un proyecto que tengo en mente desde hace varios años y que es todo un desafío. Veremos si tengo la valentía para tirarme al ruedo. Ya os contaré 😉

5.- ¿Cuál es tu libro favorito de los que tienes en la biblioteca de casa? O libros, que sé que es muy difícil decir uno solo.
Me gusta muchísimo la saga de la Raza de Medianoche, de Lara Adrian. Los tengo en papel, y los he leído infinidad de veces, incluso en inglés e italiano.

6.- ¿Prefieres la auto publicación o trabajar con una editorial? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de cada una de ellas para ti?
Como en todo, ambas soluciones tienen pros y contras. Con la autopublicación tienes el control absoluto de tu obra, pero debes ser consciente de que un “Juan Palomo” no te excusa de poner a la venta una novela carente de la calidad que merece el lector. Si algo no sabemos hacerlo (ya sea maquetar, editar, etc…) debemos contratar los servicios de algún profesional. Y el único respaldo que tienes es tu esfuerzo y tu trabajo. En ocasiones, y en la mayoría de casos de forma errada, se cree que escribir bajo un sello editorial te facilita todo ese respaldo que no se tiene como autopublicado, y no es necesariamente cierto. Hay editoriales sin servicio de corrección, sin distribución, etc., y son cosas a tener en cuenta antes de enviarles un manuscrito. Yo he tenido buenas pero también malas experiencias en ambos ámbitos. Ahora mismo no voy a publicar así que se puede decir que estoy “escurriendo el bulto”. Hoy por hoy, no sabría si volvería a autopublicar con amazon o mediante editorial, por lo que tendría que meditarlo antes de tomar una decisión.

7.- ¿Tienes algún sueño por cumplir? ¿Hasta dónde te gustaría llegar como escritora?
¿Te imaginas ver tu novela en todas las librerías o estar en la Feria del Libro y que haya gente esperando frente a tu caseta para que les firmes tu última novela? Pues tras catorce novelas y once años publicando, sigo luchando para que se cumpla ese sueño. Veremos si lo consigo.

8.- ¿Sueles ir a muchos eventos de literatura romántica? ¿Crees que ayudan a un escritor a darse más a conocer o realmente tienen otro objetivo?
Voy a los que me permite mi bolsillo, y también dependiendo del formato de dicho evento. Es muy respetable, faltaría más, pero hay ocasiones en las que los ponentes se limitan a hablar de sus libros, como si de meras presentaciones se tratara, y solo beneficia a esos autores que tienen la suerte (o el enchufe) de poder subir a mesa. A mí me gusta el tipo de encuentros en los que se habla de literatura en general y de romántica en particular, de cómo está el mercado, de tendencias, de trucos de marketing, cómo influye el avance de la tecnología en nuestro trabajo, etc… , y que haya muchos lectores. Poder relacionarnos con ellos es todo un lujo. Las redes sociales ponen cara, incluso voz, pero esos encuentros ponen el “achuchón” que falta.

9.- ¿Cuál es tu hora o momento ideal para escribir? ¿Eres de mapa o de brújula? ¿Qué sueles hacer cuando te bloqueas?
Pues soy de las que madruga. Ejerzo como arquitecta y tengo dos hijos, una de ocho años y otro de cuatro. Después de salir del trabajo toca recoger niños, deberes, baños, cena… ¡¡A esa hora tengo la neurona dando tumbos contra el cráneo!! Jaja. Si me pusiera a escribir en ese momento, os garantizo que acabaría pronto… ¡¡Todos muertos!! Jaja. Así que prefiero madrugar. Me suelo levantar de cinco a cinco y media de la mañana, lo que me da un par de horas para escribir tranquila antes de que se levanten los niños. Normalmente, suelo releer el final de la escena o revisar el mapa. Como decía antes, soy de mapa, excepto ahora, que me estoy dejando llevar por la marea y veremos a dónde me lleva jeje.
Y en cuanto a los bloqueos, me siento afortunada pues no me ha sucedido aún. Es posible que alguna escena me resulte más complicada porque quiera ponerle especial atención en el caso de que sea importante, y que le dé varias vueltas para asegurarme de que lo resuelvo como es debido, pero nunca le he temido a la hoja en blanco. En parte ayuda ser autora de mapa porque ya tienes el camino definido. Pero ahora que no tengo la novela planificada, sigo mi instinto, y siempre surge esa idea que hace que te hormigueen los dedos sobre el teclado.

10.- ¿Siempre tienes un muso en tu mente cuando empiezas un libro o los buscas después? ¿Escribes en silencio absoluto o te pones música?
Admito que no me gusta, ni como autora ni como lectora. En este último caso, me gusta más que mi imaginación defina a los personajes a partir de la descripción que haga el autor de su personalidad y su actitud. Eso mismo prefiero a la hora de escribir, dar pinceladas para que las lectoras se imaginen a su propio muso. Sí es cierto que hay lectoras que te lo “exigen”, y a mí me ponen en un aprieto… ¿Y si a X lectora no le gusta el muso que he elegido? Le puedo fastidiar al personaje y leerá la novela con cierto recelo, por lo que no va a disfrutarla igual.

11.- A muchas de nosotras nos gustaría saber quién es Juani Hernández. ¿Nos cuentas un poco sobre ti?
Pues, para empezar, firmo con mi nombre, así que detrás de Juani Hernández, está Juani Hernández, valga la redundancia. Soy valenciana y cumpliré cuarenta y tres años el 2 de septiembre. Me encanta que me feliciten así que tomad nota jaja. Como decía antes, soy arquitecta y hoy por hoy tengo la suerte de poder ejercer como tal, aunque, ahora que mi jefe no me oye, la arquitectura es mi profesión, pero mi pasión es escribir. A veces me frustra no tener tiempo suficiente para sentarme delante del teclado y poder escribir sin tener que mirar el reloj. Y esa es la única parte que me gusta de esto. Ya lo de tener que “venderme”, hacer publicidad, darme a conocer, etc, etc, etc, lo llevo fatal. Hay quien me dice que me falta creérmelo un poco más y es posible que tengan razón. Quizá me falta el verme en todas las librerías, como decía antes, o esa cola frente a mi caseta en una Feria del Libro para decir “Juani, por fin eres escritora”. Por ahora solo me queda, continuar, trabajar, y no desfallecer, que no es nada fácil, por cierto.

12.- De todos tus libros ¿Cuál es el más especial? El que le tienes más cariño y, ¿cuál fue el que más te costó escribir?
Es difícil elegir uno, ¡es como si me preguntaran a cuál de mis dos hijos quiero más! Jeje. Pero, si tengo que elegir el más especial, diría “Lágrimas de ángel”. Está ambientado en mi pueblo, y me inspiré en la época en la que estuve haciendo las prácticas del CAP en uno de los institutos. Además, gracias a eso, el área de cultura del ayuntamiento consideró que mi trabajo merecía una mención, así que me otorgaron el Premio de Reconocimiento por el Día de la Mujer Trabajadora, en 2005.

En cuanto a la que más me ha costado, diría que la última entrega de los Jinetes del Apocalipsis, y cuyo protagonista es Bhàis, el Señor de la Muerte. Primero porque quería darle el final que merecía a la trilogía, y después porque, desde que apareció en la primera entrega, todas las lectoras (o casi todas), esperaban con mucha expectación la historia de este Jinete, y me daba mucho miedo decepcionarlas.

13.- ¿Tu familia lee todo lo que escribes? ¿Tienes lectora cero? ¿Quién es tu mayor crítico? Me refiero a si tienes a alguien que te diga… «por ahí no, que te estás desviando del tema.»
Pues la verdad es que no, mi familia no lee mis novelas. Estoy esperando a que mi hija tenga la edad adecuada, a ver si se anima jeje. Sí que tengo lectoras cero, creo que es bueno que alguien lea nuestros escritos, nos dé su punto de vista, y nos digan que lo que pensamos que es maravilloso no lo es tanto (o a la inversa). Yo me siento afortunada. Tengo una muy buena amiga, Amparo, que me mete caña si es necesario, y además es infalible en cuanto a gazapos del tipo: “¿Cómo dices que por la mañana cogió su coche para ir al trabajo cuando la noche anterior volvió a casa en taxi?” Y os aseguro que el coche en cuestión no era “Kitt”, el coche fantástico, que volvía a casa solo. Puedes estar tan metido en la historia que se te escapen tonterías como esa.

14.-¿Te documentas para todas tus novelas o la gran mayoría de ellas salen de tu imaginación?
Me documento en todas, para cualquier cosa de la que dude prefiero “perder tiempo” (lo pongo entre comillas porque no considero que sea una pérdida de tiempo) y contrastar la información a meter la pata. Lógicamente, dependiendo del tema, necesito más o menos documentación. Por ejemplo, en “Proyecto: tu amor…”, uno de los protagonistas era arquitecto, así que tenía ventaja.

Sin embargo, “Alma bandolera” está ambientada en la época posterior a la Revolución Francesa, así que fueron meses de documentación previa, y también mientras escribía.

En una ocasión, la documentación fue la que guio, en cierto modo, el transcurso de una de mis historias. En “Bajo la luz de tus ojos”, la protagonista es una sacerdotisa de Afrodita, porque buscaba a alguien bello por definición y un tanto vanidoso. Pero al documentarme, descubrí que las sacerdotisas de esta diosa eran prostitutas sagradas, con cierto estatus y en las que incluso recaía la prosperidad de la ciudad. Y esto hizo que la historia romántica tuviera algún que otro tinte erótico que no tenía previsto en un principio.

15.- ¿Cómo se te ocurrió o qué se te pasó por la cabeza para escribir la saga de los cuatro Jinetes del Apocalipsis? ¿Te vino de repente la idea o fue algo que ya tenías pensado desde hace tiempo? De sus componentes, ¿quién es tu preferido/a y por qué?
Pues, como si escribir no supusiera ya un reto, yo misma me los impongo, y tras tocar varios géneros, aún no lo había intentado con la romántica paranormal. La verdad, quería hacer algo original, o distinto, y la figura de los Jinetes del Apocalipsis siempre me ha llamado la atención. Y ya me véis, leyéndome el Apocalipsis de San Juan para entrar en materia jaja. Y, bueno, creo que os he dado alguna pista antes… Mi favorito es Bhàis. Creo que su historia es la más emotiva de las cuatro, y él, como personaje, es muy complicado.

16.- ¿Hay algún personaje de tus libros que tenga algo de tu personalidad? El o la que se te parezca más a ti en cuanto a manera de ser, de hablar, de sentir.
Todos tienen algo mío, aunque sea una pequeñísima parte, pero si tengo por decantarme por alguno, diría Diana, de “Cada vez que te beso”, la tercera parte de Extrarradio. Su candidez (yo a veces soy demasiado ingenua); su inseguridad, fruto de su propio drama personal (a mí me lo van a decir); su lado responsable y sensato… Cuando escribía, me bastaba con preguntarme qué haría yo en esta o aquella situación para moldear la personalidad de Diana. Así que hay mucho de mí en ella.

17.- Si te dijeran que tienes que pasar una semana viviendo en uno de tus libros y ser uno de sus personajes, ¿qué libro y qué personaje sería?
Pues me gustaría visitar el Reino de Los Lagos, pero teniendo a Brandon o a Jordan cerca, que nunca se sabe los peligros que puede correr una chica por esos lares jaja.

18.- Si no fueses escritora, ¿qué te habría gustado ser?
Pues de pequeña me empeciné en que quería ser arquitecta, y lo conseguí. Ahora quiero ser una buena escritora. Veremos si también lo consigo 😉

19.- Si te llega la inspiración para alguna escena del libro que estás escribiendo y no estás en casa en ese momento, ¿cómo lo haces? Lo retienes en tu mente, ¿o siempre llevas algo contigo para tomar notas?
¡Benditos sean los móviles y sus blocs de notas! Me ha pasado muchas veces que esa frase que sería el colofón para una escena, o que el detonante para que una situación se solucione (o se complique del todo) me viene a la cabeza en la cola del supermercado o mientras espero a que los niños salgan del colegio. Pues echo mano al móvil y lo apunto. Como decía Picasso “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”, pero si no es posible, que me encuentre con el móvil en la mano jeje 😉

20.- ¿Eres de las que llora cuando escribe alguna escena muy intensa o algo dramática?
Mucho. ¡Y eso que sé lo que va a pasar! Por ejemplo, en “Lágrimas de ángel” hay un personaje que desde el primer capítulo se sabe que está muerto. En cierto momento de la novela explico lo que pasó. Ufff. Esa escena la lloré como ninguna otra. De hecho, las veces que he releído la novela, he vuelto a llorar… Es un personaje al que se le coje cariño aun sabiendo que está muerto (mis lectoras lo adoran), y ver lo que sucede… Es muy emotivo.

21.- ¿Qué es lo mejor que te ha pasado como escritora?
Una vez, cuando mi hijo iba a la guardería, hablando con algunas de las mamás, una de ellas se enteró de mi nombre y de que yo escribía. Se me quedó mirando y me dijo: “¿Tú eres ‘Juani Hernández’, la que publicó Extrarradio?” Y lo preguntaba con tanta ilusión. Fue muy emocionante y os podéis imaginar las risas de las otras mamás ante aquel “momento fan” como empezaron a llamarlo ellas.
Otra de las cosas que me ha emocionado mucho ha sido ser una de los nominados para los próximos Premios Ignotus. Que Phlàigh haya destacado entre centenares de participantes, y en un género en el que la romántica para desapercibida, es un gran logro.

22.- ¿Tienes alguna manía que nos puedas confesar a la hora de escribir? O en tu vida diaria.
Puedo decir que la tenía. Durante años, a la hora de escribir una novela, redactaba cada capítulo en archivos separados. ¿Que la novela tenía 30 capítulos? Pues 30 archivos de word. Era una locura porque a la hora de revisar y corregir tenía que ir abriendo uno por uno y luego, al final, hacer compilación. Pero parte de la manía era que los capítulos fueran (más o menos) igual de largos. Ahora sigo intentando que los capítulos tengan la misma extensión en cuanto a número de páginas, pero escribo en un único archivo (del que hago infinidad de copias de seguridad jajaja).

23.- Cuando empiezas a escribir un libro, ¿tienes toda la trama ya en la cabeza? ¿Has tenido que cambiar el final de un libro alguna vez porque una vez escrito no te ha terminado de gustar?
Hasta ahora sí. Por ejemplo, cuando empecé a escribir la trilogía Apocalipsis, la metatrama la tenía clara, sabía cómo quería que se desarrollara la historia que unía las tres novelas y su final (El Apocalipsis, ¿no? jejeje). Después, cada novela y cada Jinete tienen su propia historia, y esas tramas en particular sí las encaraba a su debido tiempo, una por una, y siguiendo (más o menos) las directrices que me marcaba la metatrama.

24.-Dinos una palabra que te defina como persona.
Falta de confianza en mí misma (sí, ya sé que son seis, pero… Llamémoslo licencia literaria jeje)

25. Y última pregunta. Alguna escena de algún libro que has escrito, ¿te ha ocurrido en la vida real? Si es sí, ¿nos podrías decir cuál?
Cuando hice las prácticas del CAP cuando terminé la carrera, escogí un instituto que está a las afueras de mi pueblo, en el Barrio del Cristo. El barrio fue famoso en los años ochenta y noventa por ser un tanto conflictivo. Ya no lo es tanto, pero sigue habiendo problemas de inserción social. El caso es que, viniendo de arquitectura, escogí la asignatura de Educación Artística (la Plástica de toda la vida) para hacer las prácticas. En mi grupo, la profesora era, además, la tutora, y se notaba la relación tan especial que tenía con los chavales y cómo la respetaban ellos. A principio de curso, llevó una radio a clase y les propuso un trato. Si ellos acababan la tarea, en la siguiente clase de Plástica les dejaría poner la radio, la emisora que quisieran, pero sin molestar al resto de clases. Y era increíble cómo funcionaba el otorgarles esa pequeña concesión, pues no solo terminaban los trabajos sino que hacían verdaderas maravillas. Mientras la música electrónica llenaba el aula, ellos se dejaban llevar y su creatividad era pasmosa.
Quien haya leído “Lágrimas de ángel” sabrá a lo que me refiero. Se podría decir que Ángel, el protagonista, es uno de estos chavales, y esta fue su primera toma de contacto con el mundo de la música.

¡Muchísimas gracias por darnos la oportunidad de saber más de ti, Juani!
Gracias a vosotras por hacerme un hueco en vuestro blog y permitirme que los lectores me conozcan un poco más. ¡Un beso enorme para todos!

Un beso enorme y que sepas que en mí tienes a una fan.
Un millón de gracias, de corazón. ¡Un besazo!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Madre mía!!!! Qué bonita ha quedado la entrevista con los montajes!!!! Menudo trabajazo!! Mil gracias, de verdad, entre la reseña de ayer y hoy esto me tenéis con la lagrimilla fuera!!! Un besote!!!

Deja un comentario

Cerrar menú