“La llorona”

“La llorona”

La leyenda de la Llorona es una narración que todos los mexicanos conocen y de la cual hay diversas versiones.

¿Leyenda o verdad?

Aquí intentaremos desvelar que hay de verdad.

No, yo no era como me ven ahora, yo era hermosa, no estos despojos de mujer atormentada, ¡pero fue su culpa! La culpa de ese hombre.

Él me engañó, ¡me destrozó el corazón!”, dijo la Llorona con una voz tan afligida como si fuera capaz de revivir el momento que la trastornó, una y otra vez.

. Formamos un lazo que dio como fruto dos pequeños… mis hijos.

“Pasaron algunos años y el amor que creí que sería para siempre se terminó.

De la manera más cruel me dijo un día ‘voy a casarme’, ¡y yo me volví loca!, le dije que no podía hacer eso, que yo lo amaba, que teníamos dos hijos, pero él me tomó de las manos violentamente y dijo que yo era una ‘cualquiera’ que solo quería su dinero… dijo, ¡dijo que yo no lo amaba y que me quitaría a mis hijos! Mis hijos, mis pequeños hijos…

Así que esa noche supe qué tenía que hacer, él no podía llevarse a mis criaturas, yo no podía permitirlo.

“Esa misma noche fui por ellos y les dije que iríamos de paseo…

“Caminamos, mis hijos iban muy contentos, recuerdo sus saltitos y su alegría tan infantil, tan inocente.

Casi me arrepentía de lo que estaba a punto de hacer pero, justo cuando llegamos a la orilla, escuché una voz que gritaba ‘mátalos’, ‘mátalos’.

¡La voz no se detenía y no sabía qué hacer!, quería que se callara pero no lo hacía. Una terrible ira me invadió y recordé al canalla que me había humillado, que quería quitarme a mis hijos. Sentí como todo el amor que le tenía se transformaba en odio.

“Sin pensarlo más tiempo tomé a mis hijos y sumergí sus cabecitas en el agua. 
“Entonces comprendí lo que había hecho. La voz ya no hablaba y un dolor agudo, como espada, me trepó por el cuerpo y se incrustó en mi pecho. ¡Había matado a mis hijos!

Yo, su propia madre, quien tenía que cuidarlos y protegerlos, les había arrebatado la vida, ¡no pude más!, ¡la gente no entendería!, nadie podría entenderlo… ¡una madre que mata a sus propios hijos!

Así que me metí al río hasta que el agua cubrió por completo mi cuerpo y de repente ya no sentía dolor…

¿Cómo podía un hombre usar de esa forma a una mujer, también que una madre pudiera asesinar a sus hijos?

Por otra parte, hay versiones de la llorona en las que algunos historiadores prehispánicos señalan que esta serie de mitos sobre fantasmas que se dedican a espantar a los «vivos», se originaron mucho antes de la llegada del ejército español.

Algunos rasgos inherentes a este personaje son, por ejemplo: el largo vestido blanco o su espesa cabellera de tono azabache.

Los chamanes de aquella época, quienes, dicho sea de paso, poseían conocimientos acerca de la astronomía aseguraban que esta clase de fantasmas, debían ser tomados en cuenta como parte de los sucesos funestos que estarían a punto de padecer los aztecas.

Otros de los sacerdotes tenían una visión opuesta acerca del surgimiento de aquella misteriosa mujer de blanco, pues aseguraban que Cihuacóatl había salido de entre las aguas, no para avisarles a los aztecas que estaban perdidos, sino que se prepararan para la batalla.

¿Existió realmente “la llorona”?

Aún hay más versiones pero estas son las mas conocidas.

Deja un comentario

Cerrar menú