LAGUNA NEGRA

LAGUNA NEGRA

En la sección de Misterios y Leyendas de este mes, permitidme que os lleve a uno de los parajes naturales más bellos, con más encanto y más misterio de tierras castellano-leonesas.

La Laguna Negra.

Pese a su nombre, sus aguas no son negras. Lo siento sino de un azul muy profundo que le dan un aspecto de infinito, de un lugar profundo y lejano, a la vez que una profunda paz. Es uno de los lugares más bellos que he tenido la gran suerte de conocer y hoy voy a contaros, mis queridas Crazys, algunas de las leyendas relacionadas con este paraje natural y también algunas de las cosas que podéis hacer si os apetece disfrutar de una zona increíble.

Primero que nada, situémonos. La Laguna Negra se sitúa en tierras sorianas, al norte de la provincia dentro del parque natural Picos de Urbión, es uno de los lugares más mágicos que existen, uno de esos lugares que se te quedan grabados en la memoria, que te hechiza el alma.

Una de las leyendas de este enclave de la Laguna Negra, es que no tiene fondo, se cuenta, se dice, se rumorea que en el interior hay un hueco que comunica con aguas subterráneas y que llega hasta el mar, quien sabe si por ese motivo la habiten sirenas o seres marinos de las profundidades más terroríficas, y es que no es de extrañar dado que se encuentra rodeada de rocas que parece que están flotando y un bosque de pinos y de hayas centenarios que son enclave perfecto para el nacimiento de leyendas y misterios.

Para Pedro Medina en 1548, el nacimiento del Duero estaba situado en la Laguna negra, y en ella habitaban cosas monstruosas y horribles. No es de extrañar que con estos inicios al final se pensara que no tenía fondo o que este diera al mar

En 1880, Juan Jose  García, en “una visita al las lagunas de Urbión” comentaba de Laguna Negra:

de sus oscuras aguas salía un monstruoso animal con forma de lagarto, y algún que otro pez exótico, y que también la Laguna era la responsable de todas las tempestades y tormentas que asolaban la comarca.

“Una visita a las Lagunas de Urbión”

Erasmo Lorente en 1882, también se centró en las leyendas que embrujaban a la Laguna como aquella que cuenta que una vez sumergieron en ella a un carnero sujetado por los cuernos y al sacarlo solo sacaron los huesos. También aquella que cuenta que se construyó un barco para sondearla pero que al botarlo por las aguas este se hundió y desaparició en sus misteriosas aguas.

Para Pio Baroja, en su “El Mayorazgo de Labraz” en el interior de la Laguna Negra vive una mujer en el fondo que mata a todo aquel que se acerca a su orilla, todo aquel que mira en sus aguas muere.

Y mi favorita, Antonio Machado situó su obra La tierra de Alvargonzález en este impresionante paraje natural, además es una historia de asesinato y misterios.

En las que unos hijos presos por deseo de heredar, matan a su padre y esconden el cadáver en la Laguna Negra, en ese momento las tierras dejan de producir, pasan los años y el hermano más pequeño, creo recordar, regresa con dinero y decide comprarles las tierras que recobran y dan vida, los otros hermanos, envidiosos, deciden matarlo también y esconder el cadáver junto al del padre. Presos del remordimiento toman camino a la laguna y en el camino rodeados de hayas y pinos dos lobos les cortan el paso, ellos huyen hacia la orilla donde llaman al Padre y mientras el eco retumba en el bosque, ellos desaparecen en sus aguas.

¡Mola eh!

Quien sabe, tal vez recorriendo uno de sus muchos senderos puedas ver a ambos lobos segurísimo que si dispones de prismáticos podrás ver por la zona de la Laguna Negra a las majestuosas águilas reales y culebreras y también al halcón peregrino. También ardillas, corzos, jabalíes.

Y si eres amante de las rutas micológicas encontraras en las diferentes épocas y si el tiempo acompaña a Capuchinas, carbonera, cesárea, colmenillas o champiñones entre otras. Recordar llevar una buena guía y el correspondiente permiso.

Si sois nuevos en la sección aquí os dejo enlaces a las entradas anteriores

aquí.

Deja un comentario

Cerrar menú