Leyendas Urbanas y Misterios Reales.

Leyendas Urbanas y Misterios Reales.

TITANIC: ¿Una tragedia anunciada?

Hoy, crazys, queremos contaros qué hubo antes de la tragedia más famosa en un barco ya que si nos remontamos a unos años atrás, hubo una narración en un libro que se puede considerar como premonitoria.

Catorce años antes del desastre del Titanic, una novela Futility recrea el desastre del mítico trasatlántico aportando detalles que solo pueden ser explicados por un fenómeno de premonición o serendipia (casualidad imposible)

Nombre parecido, dimensiones similares y fecha similar para una misma tragedia.

Su autor, Morgan Robertson, escribió su novela empleando un método espiritista de comunicación con el más allá conocido como “psicometría” o “escritura automática”.

¿Casualidad imposible?

El 15 de abril de 1912 el Titanic, el transatlántico más grande y lujoso de la época, se hundiera en su viaje inaugural entre Southampton y Nueva York tras haber chocado con un iceberg en el Atlántico Norte.

 Las similitudes entre uno y otro barco van más allá de lo que pueda imaginarse 

Ambos tenían un tamaño muy parecido: 267 metros el real y 244 metros el imaginario; los dos portaban tres hélices y dos mástiles.

En ambos casos también se había utilizado en su construcción un sistema de compartimentos estancos semejante; los dos emprendieron su primer y único viaje en abril; el Titanic tenía 20 botes salvavidas por 24 del Titán y en ambos casos su capacidad apenas servía para acoger a la mitad del pasaje.

El primero golpeó con el iceberg cuando viajaba a una velocidad de 23 nudos, mientras que el segundo lo hizo a 25; ambos se hundieron aproximadamente a 600 kilómetros al sur de Terranova.

 El número de botes salvavidas también fue una cuestión peliaguda, pero lo cierto es que el Titanic llevaba incluso más de los reglamentarios.

La Oficina Británica de Comercio estipulaba que para un barco de su tamaño, con una capacidad de 3.547 personas, había que tener 16 botes, en los que se podría rescatar a 962 pasajeros.

El Titanic tenía cuatro más, para un total de 1.178 ocupantes, aunque no todos fueron llenos. En el barco iban 2.224 personas. Tras el accidente, la norma cambió y se impuso a los buques llevar los botes para salvar a todo el pasaje y la tripulación.

Deja un comentario

Cerrar menú