-Leyendas Urbanas y Misterios Reales-

-Leyendas Urbanas y Misterios Reales-

Cortijo jurado ¿Leyenda o verdad?

En esta ocasión nos vamos a centrar en la historia del cortijo jurado pero en especial, en las desapariciones de las chicas de la cercana barriada Malagueña de campanillas.

En su época las jóvenes del servicio procedían de la barriada anteriormente mencionada.

Hubo muchas desapariciones y los más ancianos del lugar, en su día, contaron historias de cuando eran jóvenes.

La leyenda del cortijo jurado está muy arraigada a la historia negra de los Malagueños, yo misma me pongo por ejemplo.

Desde muy pequeña cuando pasábamos por la antigua carretera dirección Pizarra o Álora se veía muy cerca la gran mansión, y yo, sin tener idea de nada siempre le decía a mi madre ” Mira la casa fantasma”.

Dos grandes ilustres familias malagueñas Los Heredia y Los Larios se nombran en toda la historia.

¿ Qué secretos de llevaron a la tumba los implicados?¿Realmente sucedió?

Con los datos que existen intentaremos esclarecer lo que supuestamente ocurrió bajo tierra, en el famoso túnel.

 La familia Heredia y Larios mantenían una estrecha amistad tanto en lo personal como en los negocios, ambos venidos de la misma comarca. Formaban parte de la alta burguesía de la provincia, los últimos tenían otro caserío a apenas 2 kilómetros de este.

 La leyenda comienza tras la muerte del patriarca de la familia Heredia.

Con los nuevos herederos de la finca comienzan a desaparecer chicas jóvenes en los alrededores entre los años 1890 y 1920, estas eran asesinadas tras sufrir supuestas vejaciones y rituales de índole satánico.

Algunos de los cuerpos de las jóvenes se encontraban más tarde junto a la ribera del río Campanillas, no muy lejos del cortijo.
Antiguo cortijo de Colmenares

Es una realidad que el edificio cuenta con sótanos y pasadizos que posiblemente conecten con el cercano Cortijo de Colmenares; actual Club de Golf Guadalhorce y antigua residencia de los Larios construida en el siglo XVIII.

Las miradas se centraron en la familia Heredia, la que se suponía culpable de haber importado prácticas satánicas a causa de las amistades que mantenían en Francia e Inglaterra.

Se sospechaba que las víctimas habían sido transportadas por túneles secretos y que en los sótanos de la masía habría máquinas de tortura, utilizadas quizás en un pasado por la inquisición.

Manuel Martín; un joven que en 1942 y como acto de valor frente a sus amigos, se introdujo en uno de los pasadizos ya abandonados.

Según contó el joven tras su furtiva incursión llegó a encontrar una sala con máquinas de tortura y huesos desperdigados.

Por miedo a ser descubierto dejó todo en su sitio y salió corriendo presa de un pánico jamás sentido; fue un momento que siempre le ha helado la sangre al recordarlo.

Este muchacho ha mantenido el mismo testimonio a pesar de los años, según cuentan los vecinos e investigadores que le han conocido.

En aquel momento nadie creyó al joven de 18 años y pensaron que había sido víctima de la leyenda negra del cortijo; un joven sugestionado por las oscuras historias del lugar que se contaban.

Sacad cada un@ vuestras propias conclusiones.

Deja un comentario

Cerrar menú