Misterios reales “El asesino del zodiaco”

Misterios reales “El asesino del zodiaco”

Hoy os traemos la historia del asesino del zodíaco, ¿Descubriremos su identidad?

Con toda la información que hemos recopilado podréis sacad vuestras propias conclusiones.

David y Betty Lu.

El 20 de diciembre de 1969, en Vallejo (California), David Faraday de 17 años y Betty Lu Jensen de 16 salían por primera vez después de que David lo intentara una y otra vez. Aquella noche se vistieron con sus mejores galas, tenían previsto ir al concierto de Navidad de Joan school, a última hora decidieron quedar antes, fueron a casa de un amigo y después a cenar. Sobre las 10:15 h p.m decidieron parar el coche en el carril de los enamorados, minutos después de estar allí otro coche paró tras ellos, su conductor bajó del vehículo dirigiéndose hasta la ventanilla de David deslumbrando los con una linterna. El dueño de aquella linterna abrió fuego contra David y Betty Lu, David cayó encima del volante y Betty al ver esto abrió la puerta y echó a correr, su atacante fue más rápido, abrió fuego cinco veces, el asesino apagó la linterna, se dirigió a su coche y se desapareció.

Con esto dió comienzo a uno de los casos más sangrientos de los Estados Unidos.

Tras mucho tiempo investigando el asesinato de David y Betty, la policía no sabía que hacer, no había huellas, no había sospechosos, no había móvil del crimen, aquellas muertes no parecía pasionales si no una simple ejecución.

Poco a poco este crimen se fue enfriando pero seis meses después aquel asesino volvió atacar.

La noche del 4 de julio de 1969 otra pareja de enamorados tuvo una cita, Michael Mageau de 19 años y Darlene Elizabeth Ferrin de 22, cenaron juntos, dieron una vuelta en coche y después aparcaron en Blue Rocks Springs, un lugar muy parecido al carril de los enamorados.

Michael y Darlene.

Mientras estaban aparcados un coche se paró junto a ellos, era incómodo para la pareja que se dirigieron hasta allí para estar tranquilos, los chicos se fijaron en el vehículo, este arrancó el motor y se fue del lugar.

Después de un rato los chicos siguieron a lo suyo, una vez más apareció otro vehículo, aparcó tras ellos, el conductor se bajó del coche caminó hacia ellos los apuntó con una linterna y abrió fuego.

Darlene estaba sentada en el asiento del conductor y Michael en el del acompañante. Algunas balas atravesaron a Michael y llegaron a Darlene, otras directamente a ella, ninguno de los chicos murieron en ese momento aunque el asesino así lo creyó.

Cuándo se dirigía hacia su vehículo escuchó lloriquear a Michael, así que se dio la vuelta y disparó dos veces más a cada uno de ellos.

Darlene falleció camino del hospital pero Michael sobrevivió y dio una descripción del asesino a la policía, lo describió como un hombre caucásico, entre 26 y 30 años, de entre 88 y 91 kilos de más o menos 1’73 de altura, llevaba gafas y tenía el pelo castaño claro y rizado.

Lo más extraño de la historia es que esa misma noche a la 12:40 p.m, el departamento de policía de Vallejo recibió una llamada de una persona que supuestamente había visto el ataque.
Este habla de los disparos, del lugar del crimen, de las víctimas y entonces de la nada, confiesa que él es el criminal. Ha matado a los chicos y que además también tiempo atrás asesinó a David Faraday y Betty Lu.
“Quisiera denunciar”

Si acuden a una milla al esté en Columbus Parkway encontrarán unos chicos en un automóvil color marrón. Fueron fusilados con una luger 9 mm, también maté a esos chicos el año pasado.

“Adiós”
La policía rastreó la llamada y dieron con una cabina telefónica ubicada entre Springs Road y Tolum, calles que estaba a 500 metros de la casa de Darlene, y a pocas calles de una comisaría.
Es ahí cuando varios agentes cogen un mapa y ven que entre Lake Herman Road y Blue Rocks Springs tan solo hay 6 kilómetros, esto significa que se encuentran con un asesino en serie y que opera en la zona.

El 1 de agosto de 1969 un mes después del último ataque, los periódicos Vallejo Times, San Francisco cronicle y San Francisco examiner recibieron cada uno de ellos una carta escrita a mano por el supuesto criminal. Las tres cartas eran casi idénticas, y las tres tenían un fragmento de un criptograma.

Básicamente en las cartas se adjudicaba los dos crímenes dobles, el crimen de Herman Rocks y del crimen de Blue Rocks, y además decía que su identidad estaba oculta en el criptograma.

Tras mandar sus cartas les advirtió a los periódicos que si no publicaban sus cartas próximamente cometería un nuevo asesinato, los directores le hicieron caso pero aun así el editor del San Francisco Cronicle no las tenía todas consigo así que cuando publicó la carta y el criptograma también puso una pequeña frase que decía:

“Espero que este hombre demuestre que dice la verdad”

El 7 de agosto el sujeto envió una segunda carta en la que decía las siguientes palabras:

“El zodíaco al habla”

“En respuesta a su solicitud de más detalles sobre los buenos momentos que he tenido en Vallejo, estaré muy feliz de proporcionar aun más material. Por cierto, ¿La policía se está divirtiendo con el código? Si no, díganles que se animen; cuándo lo descifren, me tendrán”

A partir de aquí descifrar los criptogramas se convirtió en un reto para todos los lectores.

Niños, jóvenes, ancianos, adultos, todos ellos estaban como locos por saber quién era este hombre, por saber quién diablo era el asesino del zodíaco.

Finalmente el 8 de agosto de ese mismo año el matrimonio de Betty y Donald Arden consiguieron descifrar el código, no aparecía la identidad del asesino.

“Me gusta matar gente porque es mucho más divertido que matar animales salvajes en el bosque.
El hombre es el animal mas peligroso de todos, matar algo es la experiencia más excitante, es aun mejor que acostarse con una chica.
Lo mejor de todo es que cuando me muera renacere en el paraíso y todos a los que he matado serán exclavos.

No os daré mi nombre porque intentarán retrasar o detener mi recolección de esclavos para mi vida en el paraíso”

A partir de aquí la policía creó un perfil psicológico del asesino, un hombre melancólico y aislado, solo y con problemas, tenía un alto coeficiente intelectual.

El 27 de septiembre de 1969 Bryan Calvin Hartnell de 20 de años y Cecilia Ann Shepard de 22, decidieron tener una cita romántica a orillas del lago Berreyessa en el condado de Napa( California).

La idea era montar un pequeño picnic a orillas del lago pero entonces Cecilia se empezó a encontrar un poco incómoda, según la muchacha había alguien espiando detrás de un árbol sin embargo pasaron los minutos y ese alguien no hacía nada, así que simplemente lo dejaron pasar.

Más pronto que tarde el sujeto se presentaría delante de ellos, con un aspecto que se convertiría en la imagen popular del asesino del zodíaco; una capucha de verdugo, unas gafas de sol y su característico símbolo dibujado en el pecho, un círculo con una cruz.

Este se acercó a los muchachos apuntandolos con un arma, les dijo que era un convicto que se había escapado de la cárcel tras matar a un guardia.

Para llegar hasta allí había robado un coche pero necesitaba otro para ir a Méjico, así que les exigió las llaves del suyo.

Los chicos pensaron que eran un simple robo, le dieron todo su dinero y las llaves pero el zodíaco tenía otros planes.

Sacó unas cuerdas de plástico y ordenó a Cecilia que atase a Bryan y después le pidió a la chica que se atase ella misma. Una vez atados el agresor sacó un cuchillo y los apuñaló, abandonó sus cuerpos allí mismo y se dirigió hacia el coche donde dejó escrito en la puerta del acompañante lo siguiente:

Es ahí cuando se producen dos llamadas a la policía, la primera llamada fue de las personas que encontraron los cuerpos y la segunda se produjo a las 7:40 a.m desde una cabina telefónica que estaba a 40 km de la escena del crimen.

Esta llamada supuestamente fue del asesino del zodíaco, los agentes rastrearon la llamada; cuando llegaron a la cabina telefónica encontraron huellas dactilares por todas partes pero ninguna coincidía con las que tenían en la base de datos.

Cecilia falleció tiempo después pero Bryan sobrevivió para contar su historia.

Bryan Calvin Hartnell.

Dos semanas después concretamente el 11 de octubre un taxista es asesinado. Unos chicos que andaban por ahí dan detalles de su aspecto y tenía las mismas características que dio Michael de su atacante.

El 13 de octubre de ese mismo año el San Francisco Cronicle de ese mismo año recibe una carta del zodíaco con detalles muy impactantes, para empezar decía que había matado a Paul Stone(taxista), tras matarlo dos policías lo detuvieron en las cercanías del lugar y le preguntaron por alguien con sus mismas características y después lo dejaron marchar.

En 1974 mandó la que sería su último carta oficial, una carta en la cual admitía haber matado a 37 personas, de los cuales algunos parecían accidentes.

Se llegó a barajar a 2.500 sospechosos, entre ellos los más sonados son los siguientes:

1-Lawrance Kane.

2-Arthur Leigh Allen.

3- Richard Gaikoski- (Periodista y editor del periódico Goods Times).

Todas las pruebas eran circunstanciales.

Lo más llamativo de este caso es que varias personas acusan a parientes suyos de ser el criminal, varios hombres acusaron a sus padres de ser el asesino del zodíaco.

Y la última teoría más surrealista es la que señalaba a Earl Van Jr como culpable.

Hasta aquí la historia, ¿Qué pensáis vosotr@s del asesino del zodíaco?

Deja un comentario

Cerrar menú