Roscón de Reyes

Roscón de Reyes

El roscón de Reyes (rosca de Reyes en Hispanoamerica, rosco de Reyes o pastel de Rey) es un bollo elaborado con una masa dulce con forma de rueda adornado con rodajas de fruta confitada, escarchada o cristalizada de colores variados.

Puede rellenarse de nata montada o crema, en la actualidad también de moca, trufa o chocolate, y se introducen en su interior sorpresas, normalmente contiene figuritas de cerámica o de plástico, que los comensales llegan a encontrar en alguna rebanada. Una característica muy destacable es que dentro del roscón también se introduce un haba seca, es tradición que aquel que encuentre el haba pague el roscón. Se sirve el día seis, denominado día de Reyes.

Por influencia posterior este bollo navideño se sirve igualmente en otros países hispanohablantes (principalmente en México) así como en Francia y Portugal. La masa con la que suele estar elaborado se aromatiza con agua azahar, que le proporciona un aroma característico.

La historia del roscón de Reyes

El origen del roscón parece estar relacionado con las saturnales romanas,​ aunque en la actualidad algunos lo relacionan con una representación complementaria y comestible de la corona de adviento, aun cuando la tradición de la corona de adviento es muy posterior en España, lo que hace muy dudosa esa relación.

Estas eran fiestas dedicadas al dios Saturno con el objeto de que el pueblo romano en general pudiera celebrar los días más largos que empezaban a venir tras el solsticio de verano.

Para estos festejos, se elaboraban unas tortas redondas con higos, dátiles y miel, que se repartían por igual entre los plebeyos y esclavos. Ya en el siglo III, en el interior del dulce se introducía un haba seca, y el afortunado al que le tocaba era nombrado rey de reyes durante un corto periodo de tiempo establecido de antemano. Desde los romanos existían juegos del haba en la península ibérica.

Experiencia personal

Quien me conoce, sabe que mis orígenes son portugueses, quien no me conoce, no sabe lo que se pierde. Pero a lo que iba, en Portugal este dulce típico navideño, es conocido como Bolo Rey, y yo llevo comiéndolo desde que era una cría.

Vengo de una familia muy grande, las fiestas en casa de mis abuelos era comparable con un festival de rock, más que con una cena familiar. Los gritos entre todos los chavales, las discusiones entre cuñados, borracheras, etc… Vamos, lo normal en cualquier casa de familia.

Recuerdo que todos los niños nos peleábamos por encontrar la dichosa figurita, que siempre acabábamos perdiendo esa misma noche, pero aun así, te sentías un vencedor cuando la encontrabas. Lo del haba, nos ha traído más de un susto, ya que si no aparecía al terminar el roscón, sabías que alguien iba a estar en problemas a la mañana siguiente. No por nada, pero eramos un montón de personas y un solo baño, ya os lo podréis imaginar.

Espero que comáis mucho roscón de reyes y demás dulces navideños en estas fiestas. Pasadlo bien y recordad que hay que morder bien para no tragarse el haba y evitar accidentes.

Nos leemos en la próxima….

Deja un comentario

Cerrar menú